Elixires florales, Flores de Bach - Espígol salut natural

VER PRODUCTOS POR:

    Filtrar productos por:

    Indicado para
    Presentación / Envasado:
    Fabricante

    Top ventas

    No hay top ventas actualmente

    Elixires florales, Flores de Bach 

    La terapia de las flores de Bach desarrollada hace más de cincuenta años por el médico e investigador inglés Edward Bach, es uno de los fenómenos más interesantes de la medicina alternativa contemporánea. Está basado en un concepto ausente en la medicina clásica: la relación entre el alma humana y la manifestación de la enfermedad, que tiene en ...

    Más
    • Para personas joviales, alegres, bromistas, que aman la paz y se angustian con las discusiones o disputas, para evitar las cuales consentirán en renunciar a muchas cosas. Aunque generalmente tienen problemas y se sienten atormentados, inquietos y preocupados, tanto física como mentalmente, lo ocultan detrás de sus chistes y sus bromas, por lo que son muy...

    • Miedos vagos y desconocidos sobre los que el paciente no puede dar ningura razón ni explicación. Aunque el paciente se siente aterrado por la sensación de que algo terrible va a suceder, no puede precisar de que se trata. Estos miedos sutiles e inexplicables pueden acechar tanto de noche como de día, y quienes los experimentan temen con frecuencia contar...

    • Para aquellos que sienten la necesidad de ver más bondad y belleza en todo lo que los rodea, y aunque muchas cosas parezcan estar mal, tienen la virtud de ver el bien creciendo en su interior. El remedio también los ayuda a ser más tolerantes, indulgentes y comprensivos con respecto a los distintos caminos que cada individuo –y las cosas en general-...

    • Indicada para gente bondadosa, callada y dócil, que se encuentra hiperansiosa por servir a los demás, pero sobrevaloran sus fuerzas para esa tarea. A pesar de ello, se sienten involucrados a tal extremo que se convierten más en sirvientes que en ayudantes voluntarios. Su afán de servicio los lleva a realizar más trabajo del que les corresponde, a tal...

    • Para aquellos que no tienen suficiente confianza en sí mismos como para tomar sus propias decisiones; constantemente piden consejo a los demás y con frecuencia resultan mal orientados.

    • Miedo a que la mente se descontrole, a perder la razón y cometer actos horrendos y terribles, involuntarios y que saben condenable, pero que aún así surge la idea y el impulso de cometerlos.

    • Para aquellos que no aprovechan totalmente la observación y las experiencias o necesitan más tiempo que los demás para asimilar las enseñanzas de la vida cotidiana. Mientras que para algunos una sola experiencia es suficiente, estas personas sienten la necesidad de repetirlas varias veces antes de aprender la lección. Por lo tanto, y muy a pesar suyo, se...

    • Para aquellos que se preocupan demasiado por las necesidades de los demás, y tienden a excederse de sus cuidados a los niños, familiares y amigos, encontrando siempre algo que debe ser corregido. Disfrutan intentando modificar todo lo que consideran que está mal, y anhelan tener siempre cerca de aquellos por quienes se preocupan.

    • Es el remedio de la purificación y puede aplicarse a todos aquellos que sienten como si en ellos existiese algo que no está del todo limpio. Con frecuencia son cosas que parecen tener poca relevancia, pero en algunos casos pueden desencadenar algunas enfermedades muy graves, al desarrollo de las cuales casi no prestan atención, absorbidos por el tema o el...

    • Para aquéllos que se están desempeñando bien, siguen el llamado de su vocación y esperan hacer algo importante –con frecuencia en beneficio de la humanidad-, pero en ocasiones suelen pasar por períodos de depresión cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y no se encuentra dentro de las posibilidades materiales de un ser humano.

    • Para aquellos que se desalientan fácilmente, pueden estar recuperandose de una enfermedad o progresando satisfactoriamente en distintas facetas de su vida cotidiana, pero cualquier demora o impedimiento en este progreso, por pequeño que sea, los hace dudar, se desalientan y descorazonan fácilmente.

    • En el colmo de la deseperanza, han renunciado a creer que se puede hacer algo más por ellos. Bajo la persuasión de otros - o para complacerlos - quizas intenten distintos tratamientos, pero al mismo tiempo seguiran asegurando a los que los rodean que tienen muy pocas esperanzas de aliviarse.

    • Para aquellos que siempre están buscando la compañía de alguien que se encuentre disponible para hablarles, dado que necesitan imprescindiblemente discutir con otros sus propios asuntos sin importar de quién se trate. Se sienten muy infelices si tienen que estar solos, sea por el tiempo que sea.

    • Para personas muy capaces, seguras de su propio talento, y confiadas en el éxito. Su seguridad en sí mismos los hace pensar que a los demás los beneficiaría dejarse convencer por su prédica, y hacer las cosas tal como ellos las hacen. Incluso durante la enfermedad dirigen a quienes los atienden y suelen ser de gran utilidad en situaciones de emergencias.

    • Para los que viven demasiado en el pasado –añorando quizás épocas de gran felicidad- recordando a un amigo perdido o ciertas ambiciones que no llegaron a concretarse. No esperan que ninguna felicidad futura pueda parecerse a aquella que tuvieron.

    • Para aquellos que sienten que no tienen suficiente fuerza mental o física para soportar la carga de la vida. Los asuntos cotidianos les parecen demasiado pesados para llevarlos a cabo, aunque generalmente cumplen con éxito sus tareas. Es el remedio indicado para quienes creen que necesitan fortalecer alguna parte de la mente o del cuerpo para poder...

    • El remedio indicado para las personas rápidas para pensar y actuar, o que desean que todas las cosas se hagan sin vacilación ni demora; por ejemplo, los que se sienten ansiosos de una pronta recuperación de una enfermedad. Por lo general encuentran muy difícil ser pacientes con las personas más lentas, dado que consideran esto como un defecto y una...

    • Para quienes no se consideran a sí mismos tan aptos y capaces como los que los rodean; esperan el fracaso y sienten que nunca tendrán éxito por lo que no se arriesgan ni hacen un esfuerzo suficientemente intenso para lograrlo.

    • Para los miedos a las cosas terrenales, como enfermedades, dolor, accidentes, pobreza, oscuridad, soledad, desgracias; en resumen, los temores de la vida cotidiana. Estas personas soportan silenciosa y secretamente sus temores y no hablan libremente de ellos con quienes le rodean.

    • Para las personas propensas a sufrir períodos de melancolía o aun de desesperación, sintiendo como si una fría nube negra les eclipsara y les ocultara la luz y la alegría de vivir. Además, muchas veces les resulta difícil encontrar una razón o explicación para esos estados repentinos. Bajo estas condiciones es prácticamente imposible mostrarse feliz o...

    • Para aquellos que se esfuerzan y luchan con firmeza, sea por su bienestar o en relación con los asuntos de su vida cotidiana, y continúan intentando una cosa tras otra aunque su caso parezca desesperado. Seguirán luchando, pero se sentirán descontentos consigo mismos si la enfermedad interfiere en sus obligaciones o en su vocación por ayudar a los demás.

    • Para quienes han sufrido mucho física y mentalmente y se encuentran tan fatigados y exhaustos que sienten que ya no tienen fuerzas para realizar ningún esfuerzo más. La vida cotidiana representa un arduo trabajo y no les brinda ningún placer.

    • Para los que se culpan a sí mismos, y aun cuando tienen éxito en sus emprendimientos, piensan que podrían haberlo hecho mejor. Jamás se encuentran satisfechos con sus esfuerzos ni con los resultados; son trabajadores tenaces, pero sufren mucho por los defectos que se adjudican. Bajo ciertas circunstancias, aun cuando el error se deba a alguna intervención...

    • El remedio ideal para aquellos que encuentran difícil dejar de angustiarse o inquietarse por otras personas; en muchos casos llegan incluso a dejar de preocuparse por ellos mismos, pero sufren mucho por quienes sienten afecto, augurando constantemente que algo desafortunado o desgraciado puede sucederles.